jueves, 29 de diciembre de 2016

Si la Astrología no fuera una chorrada

Como cada 29 de diciembre, hoy es mi cumpleaños y me dedico la entrada a mí mismo.
Sin embargo, hace unas semanas descubrí que, además de yo, el 29 de diciembre de 1962 también nació el actual President de la Generalitat, Sr. Carles Puigdemont.
Si la Astrología no fuera una chorrada, Puigdemont y yo deberíamos tener muchas cosas en común.
Obviamente, no le deseo - ni a él ni a nadie- que se vea afectado por un ictus ni ninguna clase de lesión cerebral.
Pero ya no sólo es el discurrir de la vida lo que nos diferencia. También a nivel de personalidad somos totalmente distintos.
Al igual que hacen los políticos, los astrólogos  justificarán nuestras diferencias por el ascendente a la hora de nacimiento o la enorme diferencia de coordenadas geográficas de nacimiento ( yo en Cartagena de Indias, Colombia)( él en Amer, Girona) pero no hay duda de que, menudencias al margen, para ambos los planetas se encontraban en el mismo lugar del cielo y las diferencias de posiciones estelares no son mensurables.
Mientras él es claramente hombre de letras, yo  soy absolutamente científico y a eso he dedicado mi vida.
Políticamente, el President  considera que la labor de un gobierno  es destacar los aspectos que diferencian a unas personas de otras. Yo, en cambio, pienso exactamente lo contrario: La labor de un gobierno debe ser aplanar las diferencias que la vida provoca que hayan entre unas personas y otras.
Para materializar su visión, necesita que la oligarquía catalana disponga de un Estado Propio ( de su propiedad). Eso lo convierte a él en un catalán progresista.
En cambio, según mi visión, el actual marco jurídico en el que vivimos (Estado Social y de derecho) ya es suficiente para que las desigualdades que la vida crea puedan ser compensadas por las instituciones públicas de las que nos hemos dotado. Eso me convierte en un neofascista de lo peor (Rufián dixit).
Hablaba yo ayer de mi relación personal con la Astrología por mi participación hce varias décadas en el programa Tres i Lástròleg de la Consellería de la Veritat, más conocida como tevetrés.
Recuerdo del programa al Astròleg Sr. Joaquim Teixidor. Psicólogo de formación, no necesitaba realizar una carta astral paraconocer a la gente.
Otra cosa son las predicciones de futuro.
Salvo obviedades estadísticas (verbigratia, este gobierno agotará la legislatura o no) ( habrá un gran accidente de avión en algún sitio antes del verano).
Aprovecho la circunstancia para comentar  que hubo un tiempo en que me dediqué a practicar la quiromancia, aunque básicamente era una excusa para coger de la mano a las damas.He de confesar que, si bien me lo inventaba todo, mis aciertos eran casi del 100%. Aún más, añadiré que, leída mi mano conforme a las cuatro reglas que usaba en mi camelo, mi accidente (vascular cerebral o AVC o cerebro-vascular (ACV)) aparece escrito en mis líneas de las manos.
Cuando se emitió el programa en cuestión, el cometa Halley estaba de moda por su anunciada aparición en 1985.
Es por eso que, sin poner en cuestión la honestidad de quienes se ganan honradamente la vida con la Astrología. debo poner este enlace que, para mí, es lo más serio que se ha escrito sobre Astrología.
Las apariciones cometas desconcertaron a la Humanidad hasta que Halley demostró  con las Leyes de Newton que eran otros cuerpos que orbitaban en torno al Sol

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Yo fui El Cometa Halley

En el programa Tres i LÁstròleg de la Consellería de la Veritat.
Fue a principios de los años 80 del pasado siglo.
Resultó una experiencia interesante que, por encima de todo, me sirvió para desmitificar el mundillo de la farándula. Además, me proporcionó unos eurillos ( entonces pesetillas) para cubrir mis gastos de juuventud.
¿Cómo llegué ahí?
Mi hermano Manuel estudió periodismo (entonces llamado Ciencias de la Información) en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).
Allí trabó amistad con compañeros que posteriormente se dedicaron al mundo audiovisual.
En particular, su amigo José C. montó una productora.
Dicha productora llevó al director Manuel Iborra a realizar la película 3x4.
Resultó entonces que necesitaban un patinador para una escena y, como ninguno de los hermanos sabíamos patinar, acabó yendo mi hermano Ignacio.
Muchos años después, se repitió la historia y una ayudante de producción de TV3 que había participado también en la película de Iborra(Montse C.) recordó a Ignacio como posible patinador para 3 i lÀstròleg.
Para entonces, Ignacio ya había terminado sus estudios de Magisterio y estaba trabajando en su vocación a tiempo completo. Por tanto, no podía aceptar el encargo.
Como yo aún estaba estudiando en la Universidad y mi única obligación era asistir a clases y estudiar, decidí aceptar el reto.
Lo cierto es que nunca en la vida me había puesto unos patines pero tampoco pedían un experto deportista.
Afortunadamente, en los estudios de grabación había un largo pasillo enmoquetado con paredes en ambos extremos. De modo que me dediqué a entrenar allí para no causar un desastre. Lo cierto es que llegué a aprender bastante, siendo capaz, incluso, de frenar derrapando en la moqueta.
Sin embargo, para el primer programa, a duras penas me mantenía en pie.
Por este motivo, la primera vez que me tocó salir a escena, me limité a pasar de extremo a extremo del plató y ni siquiera conseguí mantener el equilibrio al final del trayecto.

Pasado el primer enfado del director, lo cierto es que mi caída resultó muy graciosa y el personaje del cometa Halley gustó a todo el público por lo que acabé apareciendo en los 48 programas que llegaron a emitirse.
Ya puestos, los productores decidieron aprovechar que yo ya estaba por allí y me pusieron en otros papeles. Siempre haciendo de muy bueno, buenísimo interpreté  algunos otros breves papeles como el papel de Bobby en una parodia de la serie Dallas.
También interpreté el papel de Víctor Laszlo en una parodia que hicimos de Casablanca.
Sin embargo, ese papel demostró mi nula experiencia en el Arte Drmático por lo que ya no me permitieron interpretar nada más.
El pasado domingo 18 de diciembre, tuvo lugar la Marató de TV3 que cada año por estas fechas ofrece la Consellería pidiendo a los ciudadanos que hagan lo que no quiere hacer quien tiene la obligación.
Hace unos meses vino a casa una joven periodista del medio para entrevistarme como posible candidato a testimonio de persona afectada por ictus. Supongo que candidatos habían a montones porque esto del ictus  se ha convertido en algo tan habitual como el refriado común.
De hecho, los testimonios que vi durante el programa me parecieron mucho más interesantes que el mío. En particular, me llamó la atención la niña Irene - que me pareció de apenas 12 años- quien sufrió un ictus el pasado julio y a estas horas está mucho mejor que yo.
Supongo que no fue fácil seleccionar a los candidatos, pero, de lo que estoy seguro, es de que si alguien se miró mi blog, quedé automáticamente descartado por mi beligerancia contra el procés.
También eché de menos el testimonio del Doctor Andel Chamorro, jefe del servicio de Neurología del Hospital Clínic de Barcelona y probablemente el experto que más sabe de ictus en toda Espàña.
Este hecho queda compensado por la entrevista aparecida en la contra de La Vanguardia el día anterior.
Ignoro si su ausencia fue debida a su bajo nivel de catalán o a que, como guipuzcoano que es, no simpatiza con movimientos que tanta desgracia han llevado a su patria chica.
Aquí pongo lo que opinaba un disidente de la Consellería de la Veritat.
Si el lector habita en tierras españolas a las que sí llega la señal de la Consellería en cuestión, tal vez recuerde el programa Tres i Lástròleg. Por si acaso se lo recuerdo.
Ya que hablamos de ictus, sepa el lector que yo sufrí los dos: Isquémico y hemorrágico


lunes, 19 de diciembre de 2016

Se fue el Coma- andante

Obviamente, no voy a hacer chascarrillos sobre alguien que se acaba de ir.
El pasado 25 de noviembre nos enteramos de la partida definitiva de quien fuera líder de la Revolución cubana Fidel Castro.
No ha faltado quien asegure que ya llevaba tiempo fuera de este mundo y que ha sido ahora cuando ha convenido reconocerlo y sacarlo del congelador.  Aunque aún no lo he leído en ningún sitio, estoy a la espera de que los conspiranoicos adictos a 4º milenio aseguren que Castro ya llevaba tiempo en animación auspendida en una base alienígena en la cara oculta de la Luna y que fue ése el verdadero motivo del empeño de Kennedy por ir hasta nuestro satélite ( para demostrar a los etés que irían a buscarlo allí cuando les diera la gana.)No faltaría quien le defendiera pero ése no es el problema. De hacerlo, me pondría a la altura de las hienas que saltaron a degüello una semana antes con motivo de la partida de otra persona en las antípodas ideológicas del revolucionario galaico-americano.
( supongo que Llepa-subvens Cucurull nos demostrará un día de estos los orígenes catalanes - que no gallegos- de Castro).
Tiempo atrás comenté que mi costumbre de tomar ron  cuando íbamos de copas con el equipo de papifútbol unido a mis orígenes semicubanos, me había granjeado el sobrenombre de comandandante
Sin embargo. como comenté hace tiempo, Coma-andante lo llamaban sus propios compatriotas por causa de su precario estado de salud.
En una entrada dedicada en mi antiguo blog al que habría sido centenario de mi padre,expliqué cómo mi abuelo hizo cubanos a todos sus hijos, lo que libró a mi padre y a mis tíos de tomar parte en la última de las muchas guerras civiles españolas.
Además, disponer de tal nacionalidad, les dio la oportunidad de abandonar España con rumbo al Caribe y establecerse allí.
El cómo desde Cuba llegó a conocer a mi gallega madre es algo que ignoro, ya que ella habitaba en una pequeña aldea(Peña Mil) (Parroquia) de la provincia de Lugo perteneciente al Ayuntamiento de Navia de Suarna..
Aunque no se vea el lugar donde se casaron, añado esta foto de la boda de mis padres que ha tenido a bien publicar mi hermana Clara en facebook
Mis padres se casaron en Santiago de Cuba justo  un año antes de la Revolución


Comentarios y entradas