miércoles, 31 de agosto de 2011

1975, el año que fallecieron muchas personalidades

1975 es un año grabado en la memoria de muchas personas porque sucedió el deceso de importantes personalidades.
Para alegría de muchos españoles, fue el año en que murió el dictador, dando a este país la oportunidad de disfrutar de un sistema más o menos democrático y, se mire como se mire, menos injusto que el que había.
No obstante, para mí y mi familia fue también un año muy triste poque fue el año en que falleció mi padre.
Un 31 de agosto, como hoy,
Su caso comenzó como el mío, con una hemiplejia,
pero, así como en mi caso no han podido descubrir la causa de tal ,
en el suyo estuvo claro desde el principio que tenía un tumor.
En concreto, de laringe, cosa que a nadie extrañó ya que era un gran fumador.
En aquellos tiempos eso de la quimioterapia no estaba inventada aunque sí la radioterapia, cosa que en su caso tengo la sospecha de que fue lo que le acabó de matar.
Creo que él tenía entonces 67 años, yo sólo 12.
La verdad, que criarte sin padre es duro.
A pesar de todo, mi madre se las arregló para sacarnos adelante a los cuatro hermanos y enviarnos a los cuatro a la Universidad, oportunidad que creo que aprovechamos todos bastante bien.
De forma un tanto exagerada, a veces me han calificado de ser un self-made-man.
Como también me han calificado como ejemplo de lucha y tenacidad por mi enfermedad.
Creo que ambas apreciaciones son exageradas, pues no habría conseguido nada en mi vida sin el apoyo de las personas que me quieren.
Mi madre y hermanos, entonces.
Menchu, los comestibles y demás familiares y amigos, ahora.
Tengo un doctorado en Física de la Atmósfera, Astronomía y Astrofísica y un curriculum profesional de los que dejan boquiabiertos a los responsables de Recursos Humanos pero lo único de verdad importante en mi vida es que tengo una esposa perfecta y unos hijos maravillosos.
Mientras escribo esto, me llama mi amigo Alex S. El míster del equipo de fútbol de papás de la Escuela.  Recuerdo el día que me vino a ver al Clínic y me dio de comer como si fuera la Marta, su hija, de la edad de Carolina.
También cuando vino a la Guttmann por Sant Jordi y me trajo dos rosas para mis mujeres (las chicas, como las llama Santi).
Recuerdo también el día de Reyes de 2010 que mi hermano Ignacio vino a verme al Clínic dejando su afición de celebrar fuertemente esa fiesta para estar conmigo.
Recuerdo que por esos días me habían entrado ganas de arrojar la toalla y dejar de comer pero aquella visita me hizo pensar que, si yo no sobrevivía, el sacrificio de mi hermano habría sido en vano
Está claro pues que mucho debo agradecer en esta vida a las personas que me quieren y nada habría conseguido yo solito sin la ayuda de ellos.
Nada conseguiríamos en la vida sin el apoyo de las personas que nos quieren

domingo, 14 de agosto de 2011

eppur si raffredda

Antes de mi accidente se hablaba mucho de lo que se denominaba cambio climático y calentamiento global. Llegó a compararse el poner en duda la existencia de tal fenómeno con dudar de la existencia de la ley de la gravedad. Se produjo una situación grotesca cuando un catedrático de Física de la Universidad de Sevilla – y primo del político Mariano Rajoy- tuvo que retractarse públicamente de sus dudas sobre el cambio climático.
Este hecho me recordó la retractación pública que siglos atrás tuvo que hacer Galileo Galilei sobre el movimiento de La Tierra y me inspiró otra frase:” eppur si raffredda”.
Yo era un entusiasta defensor del efecto invernadero por conocer de cerca el caso del planeta Venus, planeta mucho más caluroso que Mercurio a pesar de encontrarse mucho más lejos del Sol, pero disponer de una densa atmósfera compuesta en un 80% por CO2.
Sin embargo, afirmaciones sobre el tanto por cien de crecimiento económico que se vería afectado  por culpa del cambio climático (una afectación del 5% sobre algo que tiene un error del 50%, es, cuando menos, poco serio), me hicieron sospechar que había gato encerrado.
Así que recurrí a la literatura científica directamente.
Fue así como descubrí la teoría, a mi juicio, más sólida. Que los cambios climáticos están relacionados con los cambios en la actividad solar.
Se decían frases aventuradas como:”nos quedan x años(o meses) para evitar el cambio climático”.
Otro aspecto que me llamaba la atención era que, quienes se autodenominan intelectuales, no tenían ninguna opinión al respecto de un problema del que se llegó a decir que era el más importante al que se enfrentaba la Humanidad en toda su Historia.
Yo creo que más que no tener opinión, simplemente, no se atrevían a decirla.
No me extraña porque el linchamiento moral al que sometieron al primo de Rajoy, echaba para atrás a cualquiera a dar su opinión. .Llamo desde aquí la atención a quienes se consideren intelectuales para que se documenten y emitan valientemente una opinión al respecto. Si no coincide con la Verdad oficial, los someterán a linchamiento moral como al primo de Rajoy y tendrán que retractarse como hizo aquel.
Después de retractarse y afirmar el calentamiento global, siempre podrán añadir”:” eppur si raffredda”. ( Sin embargo, se enfría”).
El mundialmente reconocido “experto” en Climatología y Filosofía de la Ciencia, y exvicepresidente de los Estados Unidos de América, Sr. Al Gore, llegó a pontificar ex cátedra que dudar del Calentamiento global era como dudar de la ley de la Gravedad.
Tanta insistencia en esa cuestión me hacía sospechar y decidí acudir a las fuentes directas de la Literatura Científica
Y la verdad, que, después de mucho leer, la idea que más me convenció es que la teoría del cambio climático era una campaña de propaganda para justificar las centrales nucleares.
Antes de mi accidente, estaba convencido.
Dos años después, no tengo ninguna duda.
Para más recochineo,
Yo sufrí el accidente un 29de junio,  recién comenzado el verano.
Y salí del Hospital Clínico, para ir a la Guttmann un 1 de marzo, en pleno invierno,
Así que me encontré con un mundo mucho más frío que el que había dejado.
Yo suponía que el nivel del mar en Barcelona habría subido hasta casi llegar a mi casa, cerca de la Plaza España.
Además, la Guttmann está en una colina, Can Ruti, relativamente alta(131 m.). Así que, para más INRI, lo que me encontré, en lugar de una tórrida ciudad cuasi-tropical inundada por el mar, fue una de las mayores nevadas que se han visto en el Barcelonés en las últimas décadas, en concreto, el 8 de marzo de 2010.
En mi antiguo blog, ahora desconectado, había escrito:
La realidad del cambio climático
Todo lo que siempre quiso saber sobre el cambio climático pero nunca se atrevió a preguntar.

Recientemente escribí en este blog un artículo calificando el Cambio Climático como la mayor de las mentiras.(parafraseando a Mark Twain decía: Mentiras, grandes mentiras, estadísticas y el cambio climático) Mi reacción obedecía más a un estado de indignación consecuencia de que en pleno siglo XXI el famoso primo de Rajoy fuera obligado a retractarse de sus opiniones científicas.
Así que he decidido escribir otro artículo desde un punto de vista más constructivo. Como es mucha la gente que me pregunta por el cambio climático lo he redactado en formato de preguntas y respuestas.

¿Existe el cambio climático?

¿A qué se refieren cuando se habla de cambio climático? A lo largo de toda la historia del planeta Tierra el clima ha ido sufriendo cambios. Sabemos que en tiempos de los dinosaurios hacía mucho más calor que ahora y que durante las glaciaciones hacía mucho más frío. En tiempos más recientes nos encontramos que las temperaturas han ido también evolucionando. Actualmente también se observan variaciones de temperatura. Es decir, no nos encontramos en un momento de la Tierra en el cual la temperatura se halle completamente estable sino que está sufriendo variaciones. Por otro lado no se conoce ningún período de la historia de la Tierra en el que el clima fuera totalmente estable, así que en sentido estricto el término “cambio climático” es un pleonasmo.

¿Qué otros fenómenos suceden aparte de variaciones de temperatura? Puesto que yo soy astrofísico, me limitaré a hablar de la Tierra como objeto astrofísico. Es decir, me limitaré a hablar de variaciones en la temperatura media de la Tierra. (El término temperatura media de la Tierra no está bien definido científicamente. No obstante, lo utilizaré para que nos entendamos. Supondremos que es una especie de temperatura promediada de la Biosfera como si distribuyésemos millones de termómetros repartidos por todo el mundo y calculásemos la media). Las consecuencias que puedan derivarse de un aumento o disminución de la temperatura sobre vientos, régimen de lluvias u otros fenómenos meteorológicos me son totalmente desconocidas así que invito al lector a consultar literatura meteorológica.

Ya que nos ceñimos exclusivamente a temperaturas, ¿qué nos dice el cambio climático actual? ¿La tierra se enfría o se calienta? La temperatura de la Tierra aumentó 0,2 grados entre 1890 y 1910, disminuyó 0,1 grados entre 1910 y 1944, aumentó 0,3 grados entre 1978y 1998 (todos los valores tanto de temperaturas como de fechas son aproximados). Desde entonces se mantiene aproximadamente constante con un probable descenso en los últimos años que deberá esperar a confirmarse en un futuro próximo.

¿Qué pasará con la sequía si la Tierra se enfría? No lo sé. No soy meteorólogo.

¿Qué pasará con la sequía si la Tierra se calienta? No lo sé. No soy meteorólogo.

Vale. No haré más preguntas de ese tipo y me quedo sólo con la temperatura.
¿Hace ahora más calor que antes? Depende de lo que entendamos por antes. Si antes significa 5 años la respuesta es “no”. Si significa 30 años la respuesta es “sí”. Si significa 150 años la respuesta sigue siendo “sí”. Si significa 1000 años la respuesta vuelve a ser “no”. Si antes significa miles o millones de años la respuesta es “depende”.

¿Cuál es la causa de que la Tierra se enfríe o se caliente? Muy seguramente la causa no es única así que habremos de ceñirnos a la que probablemente sea la más importante.

¿Cómo se puede establecer la causa probable más importante del cambio climático? En Ciencia deben establecerse correlaciones entre fenómenos para poder establecer una causalidad. Si dos fenómenos A y B están correlacionados pueden pasar tres cosas: 1) A cusa B. 2) B causa A. 3) A y B son causados por C (desconocido). Existe una cuarta posibilidad: 4) La correlación no es causal sino casual. Por eso se da siempre la probabilidad de que una determinada correlación sea puramente aleatoria. Dicha probabilidad nunca es cero, como por otro lado nada es 100% cierto en Ciencia.

Una vez hechas tales correlaciones ¿cuál es probablemente la causa más importante de la evolución de las temperaturas de la Tierra durante el último siglo o las últimas décadas? Se ha observado que las variaciones climáticas de la Tierra (como he dicho, sólo en el sentido de la temperatura) no sólo durante el siglo XX sino en siglos anteriores están altamente correlacionadas con las variaciones en la actividad del Sol. De modo que debemos concluir una de tres: 1) La temperatura de la Tierra influye sobre la actividad solar. 2) La actividad solar actúa sobre la temperatura de la Tierra. 3) La temperatura de la Tierra y la actividad solar están regulados por un tercer mecanismo desconocido a día de hoy. Le dejo a usted sacar conclusiones.

El hecho de que temperatura de la Tierra y actividad solar estén correlacionados nos dice que es una causa probable pero ¿nos asegura que es la causa más importante? No. En efecto, podrían existir otras causas que resultaran más importantes que la relación Sol-Tierra. Si existen, a día de hoy no se conocen.

¿No podría ser la acción de los gases denominados de efecto invernadero? Durante el último cuarto del siglo XX se pensó que sí podía ser. No obstante, existe una falta casi total de correlación entre dicha causa y la evolución de la temperatura. El aumento sustancial de la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera comenzó a mediados del siglo XX. Justo en esos mismos años la temperatura mostró una tendencia a la baja, como hemos comentado más arriba. En el último cuarto de siglo XX sí aparecen correlacionadas la evolución de temperaturas y el aumento de concentración de gases de efecto invernadero. En lo que llevamos de siglo XXI ambas magnitudes vuelven a aparecer anticorrelacionadas.

¿Podría ser que las diferentes no correlaciones entre la concentración de gases de efecto invernadero y la variación de temperatura de la Tierra fueran debidas a una tercera causa? Sí. El descenso de temperatura a pesar del aumento de gases de efecto invernadero durante el período 1944-1978 se pretende explicar por la emisión de hollines. El descenso actual se intenta explicar por teorías más sofisticadas (xxxxx). No obstante, en Ciencia tiende a utilizarse la navaja de Occam. Este criterio consiste en buscar las teorías que requieran las hipótesis más sencillas para ser explicadas. Una teoría que en 70 años requiere una segunda teoría para explicar los primeros 30 y una tercera totalmente distinta para explicar los últimos 10 es muy poco solvente desde el punto de vista de la Filosofía de la Ciencia. Obviamente, nada es imposible.

¿Pero los gases de efecto invernadero producen calentamiento? ¿No? Sí. Existen análisis que afirman que el denominado “efecto invernadero” no puede existir por contradecir el segundo principio de la Termodinámica (xxxxx). No obstante, según otras interpretaciones eso no es así (xxxxx). Aceptando que es real, la cuestión no es si calientan o no, sino cuánto calientan. A día de hoy no existe ningún estudio cuantitativo experimental que nos diga cuánto aumenta la temperatura de la Tierra al aumentar la concentración de gases de efecto invernadero en una determinada cantidad. Así lo reconoce el informe IPCC de las Naciones Unidas.

El dióxido de carbono ¿es contaminante? No. Cuando un profesor de Ciencias de secundaria quiere enseñar a sus alumnos la diferencia entre el monóxido de carbono (venenoso) y el dióxido de carbono (asfixiante) utiliza el ejemplo del agua. Si te caes al agua y no sabes nadar, te ahogas, pero el agua no es venenosa. En una atmósfera con muy poquito monóxido de carbono te mueres por envenenamiento. En una atmósfera con mucho dióxido de carbono no pasa nada. En una atmósfera de dióxido de carbono te asfixias por falta de oxígeno pero no mueres envenenado. En resumen, el dióxido de carbono es igual de contaminante que el agua.

Pero tiene que ver con el cambio climático ¿no? Sobre este punto hay que hacer una puntualización. La contaminación o la degradación del medio ambiente y el cambio climático son cuestiones que no tienen nada que ver la una con la otra. Por mucha porquería que vertamos al medio ambiente el clima no se dará por enterado. La posible relación entre el dióxido de carbono y el cambio climático está en el hecho de ser un gas de efecto invernadero. Otro gas igual de contaminante que el dióxido de carbono y que también provoca efecto invernadero es el vapor de agua. Sí existen contaminantes que además son gases de efecto invernadero.

De acuerdo. El dióxido de carbono no contamina y además no sabemos cuánto calienta pero lo que sí sabemos es que calienta. ¿Cómo podemos estar seguros de que no es la causa principal del cambio climático? La mejor prueba de que no lo es, es que –desde hace unos pocos años- la Tierra se enfría. Un aspecto de cualquier teoría científica es la capacidad de hacer predicciones. Cuando se pensaba que los gases de efecto invernadero eran la causa principal se hicieron predicciones sobre cómo habría de evolucionar la temperatura en los años posteriores. Tales predicciones concluían en un aumento de temperatura de entre 0,1 y 0,5 ºC en la primera década del siglo XXI. La realidad ha sido una variación del orden de 0,01 ºC y probablemente de signo opuesto (variaciones tan pequeñas se quedan dentro del margen de error).

¿Y qué predicciones se hicieron hace 10 años respecto del cambio climático utilizando la teoría de la actividad solar? A finales del siglo XX ya se hicieron predicciones de descenso de temperaturas para finales de la primera década del siglo XXI (Easterbrook 1998, Langenscheit 2000). Debe tenerse presente que realizar tales afirmaciones en una época en la que nos estábamos achicharrando tiene mérito por parte de los científicos que las sostenían.

Ya que hablamos de achicharrarnos. A principios del siglo XXI hubo en Europa unas tremendas olas de calor. ¿Calentaba mucho más el Sol en esa época como para decir que era el responsable de esas olas de calor? Esta observación es muy importante. Las variaciones de energía emitida por el Sol según su actividad parecen demasiado pequeñas como para que sean el mecanismo que regula los cambios climáticos. Además ambos fenómenos pueden aparecer desfasados en el tiempo. Es por eso que se buscan intermediarios que amplifiquen el efecto de la variabilidad solar sobre el clima de la Tierra. Actualmente la teoría más aceptada es que la actividad solar modula el campo magnético terrestre, éste a su vez modula el flujo de rayos cósmicos que llegan a la superficie de la Tierra, estos actúan directamente sobre la formación de nubes y la mayor o menor presencia de nubes afecta directamente la temperatura de la Tierra (Svensmark,2000)) De estos cuatro aspectos, el punto más pendiente de demostrar es que los rayos cósmicos sean importantes generadores de nubes. Está ya en preparación un experimento para demostrar o descartar que eso sea así (Kirkby 2007).

¿Qué cabe esperar del cambio climático en los próximos años? Las teorías sobre los ciclos solares apuntan a una próxima disminución de la actividad solar (xxxxx). Por tanto, lo más probable es que asistamos a un cierto enfriamiento de la Tierra. A más años vista ya depende de cuál de los modelos de comportamiento solar es más acertado. Existen teorías que prevén un ciclo solar muy inactivo por lo que podría darse la circunstancia de varias décadas más frías que las inmediatamente anteriores y similares a las sufridas durante el siglo XIX. En resumen, de acuerdo con los diferentes modelos actuales, podemos esperar desde un par de décadas de ligero enfriamiento y luego vuelta al calentamiento, a casi todo un siglo de enfriamiento y luego ya veremos. Habrá que estar atento a lo que nos digan los físicos solares los próximos años.

¿Cómo podemos afirmar que no continúa el calentamiento si los glaciares están en retroceso? El calentamiento no es la causa única de que retrocedan los glaciares. La mejor prueba es que el calentamiento ha sido para todos y, en cambio, ha habido glaciares que han continuado creciendo. Eso es debido a circunstancias locales, por ejemplo, a un aumento de precipitaciones en la zona de acumulación. El presente enfriamiento de momento es demasiado débil y de demasiado corta duración para que la mayoría de glaciares lo hayan podido acusar. No obstante ya se ha detectado, por ejemplo, un crecimiento en los glaciares de Alaska después de doscientos años de retroceso (xxxxx). En cualquier caso habrá que esperar los próximos años para ver el nivel de enfriamiento que se alcanza.

¿Afectará el cambio climático a la economía mundial? No soy economista pero históricamente sí ha sucedido que los diferentes calentamientos y enfriamientos de la Tierra han afectado positiva o negativamente el desarrollo económico. Un ejemplo ya muy antiguo es la correlación que Herschel (1921) observó entre la cantidad de manchas solares que observaba (indicador de la actividad solar) y el precio del grano en Inglaterra. Si el probable enfriamiento en el que ya hemos entrado será bueno o malo para la economía, francamente, es algo que desconozco completamente.

Pero si el cambio climático nos lleva a catástrofes naturales, entonces afectará negativamente la economía ¿no? Repito que no soy meteorólogo por lo que no puedo opinar sobre si el cambio climático actual (fase de enfriamiento) provocará o no catástrofes naturales. A corto plazo nos dirigimos hacia las mismas temperaturas que había en la penúltima década del siglo XX por lo que no tengo motivos para pensar que haya más catástrofes naturales que las que había entonces.

¿Queda algo por investigar respecto al cambio climático? Obviamente sí. Ningún científico – es decir, ninguna persona que sea científico – ha afirmado ni afirmará jamás que un debate científico está terminado. Alguien dijo que la Física es la Ciencia del “como si”. Los modelos científicos duran mietras son útiles. Cuando se encuentran otros mejores, se desechan y no pasa nada. Por ejemplo, desde que se postuló la expansión del Universo se suponía que se iría frenando con el tiempo. En 1998 se descubrió que no se frenaba sino que era una expansión acelerada (Perlmutter et al. 1999). Pues no pasa nada. Se corrige lo que hay corregir y se sigue investigando. De hecho, la propia teoría de expansión del Universo (Lemaître 1927) también tuvo dificultades para ser aceptada al principio pero acabó imponiéndose una vez aclaradas las objeciones y despejados los prejuicios personales.

, respecto al cambio climático, hace diez años llegamos a creer que la relación Sol-Tierra tenía poca influencia. Ahora tenemos bastante claro que es la causa fundamental. Aún así, existen diferentes modelos de predicción para la evolución de la temperatura de la tierra en los próximos años. Si bien todos indican un descenso de temperatura que es lo que se está observando realmente, también es cierto que todos los modelos son diferentes. De modo que dentro de unos años podremos afirmar cuáles son más acertados y cuáles lo son menos.

¿Se podría poner un ejemplo para ilustrar lo expresado aquí?
Supongamos que usted sufre una determinada dolencia y visita al doctor García para que le prescriba un tratamiento. Después de muchas preguntas, usted le ha explicado que como consecuencia de su trabajo pasa unas temporadas trabajando al aire libre y otras trabajando encerrado en un despacho. Así que el doctor García le dice que la causa de su dolencia es que usted pasa demasiado tiempo al Sol. Que debe trabajar más tiempo en el despacho y menos al aire libre si quiere que se le pase la dolencia. Usted le pregunta al doctor García que cómo puede ser que trabajar al Sol produzca su dolencia y éste le responde que existen estudios que parece que sí lo demuestran aunque de momento no son concluyentes.
Antes de dejar la consulta del doctor García, usted le comenta que seguramente dentro de unos meses cambiará de posición en la compañía y dejará de trabajar tanto al Sol y pasará más tiempo en el despacho. A esto el doctor García le responde: “Pues entonces no se preocupe porque cuando eso suceda remitirá su dolencia”.
Como es algo que usted no puede cambiar porque está en relación directa con su trabajo y no tiene ganas de esperar a ese cambio de posición en la empresa, decide visitar un segundo especialista. Después de otras muchas preguntas, el doctor González le dice que la causa de su dolencia es su excesivo consumo de Coca-Cola™. Usted bebe mucha Coca-Cola desde que descubrió que le aliviaba un dolor de úlcera que tiene, así que también le resulta difícil de poner en práctica el tratamiento del doctor González. Por otro lado el doctor González le asegura que se ha demostrado en el laboratorio con ratones que el exceso de Coca-Cola produce la dolencia que usted sufre.
Usted le replica que ya le dolía antes de aficionarse a la Coca-Cola y, por contra, dejó de dolerle cuando comenzó a beberla. A esto responde el doctor González: “Me ha dicho que comía muchos pepinillos”. Y usted responde “Sí”. Pues debían ser los pepinillos que contrarrestaban el efecto del Coca-Cola.
Cuando llega a su casa reflexiona sobre los tratamientos prescritos por ambos especialistas y recuerda que, efectivamente, hubo un tiempo en que tenía esa dolencia y pasaba mucho tiempo al Sol. Sin embargo, en aquella época no probaba la Coca-Cola. Luego comenzó a tomar Coca-Cola pero la dolencia desapareció a la vez que pasó una buena temporada sin salir del despacho. Lo de comer pepinillos para contrarrestar el efecto de la Coca-Cola no le sirve porque fueron los pepinillos los que le provocaron la úlcera. Ahora lleva varios meses trabajando fuera del despacho y bebiendo mucha Coca-Cola así que no sabe cuál de las dos puede ser la causa principal. Usted cada vez está más convencido de que la culpa es de la Coca-Cola porque la úlcera le aprieta y cada día bebe más. Además el propio doctor García dijo que los estudios que relacionan su dolencia con la exposición al Sol todavía no son concluyentes. En cambio, el doctor González fue categórico sobre el experimento de la Coca-Cola con los ratones.
Sin embargo, pasados unos meses más, y sin que haya dejado de beber Coca-Cola, su dolencia comienza a desaparecer. Cae usted entonces en la cuenta que, como acaba de cambiar su posición en la empresa, las últimas semanas prácticamente no ha salido del despacho y ha estado mucho menos expuesto al Sol. ¿Tendría realmente razón el doctor García que era culpa de su exposición al Sol? ¿O tal vez la culpa sí es de la Coca-Cola pero ha variado algo en su dieta que compensa sus efectos? Los pepinillos no pueden ser porque no los prueba ya que fueron la causa de su úlcera. Por tanto, si existe un tercer factor, deberá conocerlo.
Así que decide volver a visitar a ambos médicos.
En primer lugar acude a la consulta del doctor García y le explica toda la historia. Éste le responde que sí es verdad lo del experimento con ratones pero que, para desarrollar la dolencia en cuestión, se les debían suministrar enormes cantidades de Coca-Cola que difícilmente consumiría una persona normal. Por contra, existen otros casos reportados en el pasado de personas con la misma dolencia que también sufrían mucha exposición al Sol, incluso en épocas en las que aún no se había inventado la Coca-Cola. Además, el doctor García le pregunta: “¿Pero ha dejado de beber Coca-Cola?” a lo que usted responde: “No”. “Entonces ¿qué más quiere que le diga?” Replica el doctor García. Y aprovecha la ocasión para recordarle que ya le había dicho que en cuanto cambiara de posición en la empresa y permaneciera más tiempo en el despacho iban a desaparecer los síntomas.

En segundo lugar acude a la consulta del doctor González y también le explica toda la historia. Éste se levanta ofendido de la silla y dice que su dictamen médico no se puede poner en cuestión y que, además, al doctor García le paga la compañía Coca-Cola para que emita diagnósticos falsos.

¿Con cuál de las dos explicaciones se quedaría usted?
Un comentario final. No me convence lo que me cuenta. No me sorprende. Yo no soy investigador del clima; me limito a repetir lo que otros han estudiado. Así que si usted, honestamente, quiere tener una base para formarse una opini&ón sólida sobre el cambio climático y para usted tiene algún valor la opinión de los científicos del Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN), le invito a que se lea este documento.
Ya veo. Entonces no hay problema en contaminar y destruir el medio ambiente. Ya hemos comentado que la contaminación no tiene ningún tipo de relación con el cambio climático. Ése es un debate de valores, no científico. En mi escala de valores el mal debe evitarse por definición, independientemente de que su realización conlleve o no algo negativo. Si en su escala de valores todo es lícito mientras no conduzca a un castigo o desgracia, entonces su conclusión sí que sería correcta.
El calentamiento global por la acción humana ha sido la campaña de propaganda más agresiva desde la época Nazi
Addendum: Lunes 30 de abril de 2012-05-02
Los padres de la teoría del calentamiento global se desdicen

RETRACTACION:
Yo, Santiago Alcobé, con perfil de Facebook aquí 
Confieso:
Que pagado por malvadas multinacionales con inconfesables intereses en la destrucción del medio ambiente
he difundido calumnias sobre el no calentamiento global y las personas que defienden honestamente tal Verdad...
Así que implorando el perdón de la Madre Naturaleza, reconozco la Verdad del calentamiento Global y que, fruto de la acción del ser humano, la Tierra se calienta y se calienta y se calentará más y más. Y que el nivel del Mar subirá y subirá hasta engullir países enteros y las zonas costeras de los demás
Discúlpeseme la vanidad pero pienso que si la Iglesia Católica tardó 400 años en pedir perdón por el caso Galileo, la Iglesia del Cambio Climático no habrá de tardar más de 800 por lo del primo de Rajoy.
Cuando finalmente se digne hacerlo, habrá quien diga que después de su retractación, el primo de Rajoy exclamó:”Sin embargo se enfría”.
Yo no estaré para verlo pero, donde quiera que me encuentre, sabré que esa frase la pronuncié yo.

jueves, 11 de agosto de 2011

Santa Clara de Asís

Hoy es Santa Clara de Asís y por tanto los santos de mi madre, la iaia Clara y mi hermana Clara, de quien ya he hablado en alguna ocasión en este blog. También a Carolina la bautizamos como Clara de cuarto nombre, aunque nunca lo hemos utilizado, ni siquiera para hacer broma.
Muy vinculada a la orden de los hermanos Franciscanos, con quienes he mantenido y mantengo una profunda relación de amistad, Santa Clara de Asís es la patrona de las hermanas Clarisas y de todas las mujeres que llevan por nombre Clara, entre ellas, mi madre y mi hermana, nombre que se ha puesto de moda nuevamente en los últimos años y así Carolina tiene unas cuantas compañeras llamadas Clara.
Yo sostengo la teoría de que los nombres se van poniendo de moda en períodos de unos 60 años y así conozco varias Claras de la edad de mi madre y de la de mi hermana.
Y aunque aún no han pasado- ni mucho menos- 60 años desde que naciera mi hermana- muchos más desde que nació mi madre-, el nombre parece haberse puesto de moda nuevamente.
Tal día como hoy de 1999 – se cumplen por tanto hoy 19 años- estaba con Menchu en las proximidades de Munich en un área de servicio de la autopista  observando lo que, para mí, es uno de los mayores espectáculos que ofrece la Naturaleza: Un eclipse total de Sol.
Habíamos ido de vacaciones a Praga y desde allí alquilamos un coche para llegar hasta la zona de totalidad del eclipse, pues en Praga no se veía como total.
Este evento fue lo que me decidió a darme de baja como suscriptor de la revista de Astronomía Sky &Telescope. Pues prácticamente ignoró el hecho cuando probablemente fue el eclipse total de Sol más observado de la Historia, pero claro, sucedió en un sitio, la vieja Europa, que no existe para los anglófonos, ya que el inglés que hablamos aquí –continental English -  no resulta de su agrado.
Al escribir esto, me viene a la memoria una conversación que tuve con un turista US-americano en el aeropuerto de Copenhague, allá por mayo de 2006. Se me quejaba el buen señor de sus dificultades para entender el Scandinavian English. Y luego criticamos el cacareado chovinismo francés.
Para quien nunca haya visto un eclipse total de Sol, le explicaré que es un fenómeno impresionante, pues, a pleno mediodía se observa un ocaso de 360º y, una vez se produce la totalidad, se observa la Corona Solar e incluso pueden verse algunas estrellas. Yo recuerdo haber visto Venus aunque por el color pensé que era Júpiter, cosa que no podía ser por su proximidad al Sol.
La oscuridad que se produjo fue tal, que los coches que circulaban por la autopista encendieron sus luces como si fuera de noche.
Una amiga y entonces compañera de trabajo, Lola C. estuvo en el estadio olímpico de Munich viendo el fenómeno pero resultó que estaba nublado y sólo pudo verlo retransmitido en una pantalla.



Aunque ignorado por la prensa anglófona, el eclipse total de Sol que atravesó el centro de Europa el 11 de agosto de 1999 fue probablemente el más observado de la Historia de la Humanidad
aquí tienes los datos del próximo eclipse total de Sol, visible en España el 12 de agosto de 2026

Comentarios y entradas