viernes, 3 de diciembre de 2010

Volver a ser como antes

El otro día, mi hijo Santi me dijo llorando que quería que todo volviera a ser como antes de que papá estuviera enfermo.
Le prometí que así sería y volvió a ponerse a llorar. Menos mal que estoy vivo, si no, sería imposible cumplir esa promesa .Le pregunté a Menchu si en algún momento de mi enfermedad los médicos le propusieron dejarlo correr y arrojar la toalla. Me contestó que no ,que en el Clínico nunca se rinden y van a por todas siempre. No se a qué se refieren cuando se habla de una muerte digna. Yo no recuerdo haber sufrido nada y sí me enteraba de las visitas que recibía y de las cosas que me contaban pues luego soñaba con ellos. Dolor , ninguno. Quienes me visitaban, salían llorando de verme en aquel estado. Menchu tuvo valor para hacerme fotos mientras estaba en coma.Si me dejan, las colgaré en este blog, pero son un poco morbosas.

6 comentarios:

  1. Hola Santi!
    la verdad que creo que todos nos sentimos identificados con eso que explicas. Creo que a todos nos gustaría estar como antes aunque creo que el 100% será algo difícil pero tenemos que intentar que, poco a poco, todo vuelva a una normalidad. Supongo que tu no te enterabas de mucho cuando estabas en el hospital, igual que me pasaba a mí pero ellos, a lo mejor, si sabían como estábamos y es normal que todos se preocuparan y sufrieran por la duda de como quedaríamos, pero lo más importante es que estamos aquí y lo podemos contar y que hay que intentar mejorar poco a poco, un saludo y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
  2. Santiago, creo que tienes buena onda, en que se puede recuperar no todo, pero si algo de la situacion ocurrida a cada uno la suya, para estar mucho mejor que ahora.
    Solo creo que se puede hacer todo lo que uno se proponga, y no entrar en obligaciones impuestas.
    Te deseo mucha suerte, y no decaigas en ningún momento.

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente Cristina, debía de ser como dices. Lo importante ahora es que estamos aquí y no estamos tan mal y lo otro ya pasó. Eso me lo hizo ver mi hija de 9 años: "Papi no hables de eso que ya pasó". Ahora estás aquí".
    Un beso.
    Santiago

    ResponderEliminar
  4. Dile a tu hijo que no se preocupe más por tí . Ya sé que la situación es complicada , pero ¡Animo!

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por vuestros comentarios. Me encanta saber que esto se lo mira alguien además de mí mismo. Gracias a l@s seguidor@s por serlo aunque uno de los seguidores soy yo. Espero dotar esto de un contenido interesante y ameno para que no dejéis de ser seguidores.
    Como ahora vienen fiestas de estar con la familia, no creo que pueda dedicarme mucho a esto y supongo que vosotr@s tampoco.
    Un abrazo a todos y un beso a todas.

    ResponderEliminar
  6. Hola Santiago: me he encontrado con tu blog por casualidad y he querido echarle un ojo. Después de leer las primeras entradas no dudo que lo acabaré leyendo entero. No podía pasar sin dejarte un comentario. Me llamo Clara y soy fisioterapeuta especializada en neurología. Tengo diez años de experiencia en este campo y jamás ningún paciente me había comentado ésto que cuentas. He tratado a muchos pacientes en fase aguda y muchos de ellos encamados. Como profesionales siempre cuidamos mucho el trato a los pacientes aunque aparentemente "no se enteren de nada": siempre les saludamos al entrar, siempre que vamos a realizar algún ejercicio con ellos se lo explicamos e incluso les contamos cosas de nuestro día a día. Nunca ninguno de ellos me había contado que durante la fase más aguda percibía estas cosas. Me alegra saber que tú si que eras consciente y así poder pensar que,aunque muchos pacientes no lo recuerden, es posible que en aquel momento agradecieran nuestra forma de hablarles y dirigirnos directamente a ellos.
    Un abrazo.
    Clara
    Rehabilitación Neurológica

    ResponderEliminar

Comentarios y entradas